Los muralistas mexicanos del siglo XX

Los Muralistas Mexicanos del Siglo XX

Odoo • Una imagen con una leyenda
 

“La comunidad que aterroriza al hombre olvida que los hombres son 'personas', no unidades biológicas”. Estas fueron las palabras pronunciadas por los líderes de la revuelta política de México en 1910 que llegaría a influir también en el movimiento artístico más grande del país: el muralismo mexicano. A medida que avanzaba lentamente la revolución nacional contra el Presidente Porfirio Díaz, existía una pequeña comunidad intelectual estaba encabezada por Antonio Curo, Alfonso Reyes y José Vasconcelos, junto con el artista gráfico José Guadalupe Posada y Gerardo Murillo, también conocido como Dr. Atl,  creador del primer mural moderno en México.

Estos hombres altamente educados y cultos tuvieron una inmensa influencia en toda una generación de muralistas mexicanos que continuaron su trabajo una década después hasta la los años 70. 

Fue un movimiento que permitió al arte hablar en su nombre. De hecho, probablemente sea seguro decir que ningún otro movimiento propuso y produjo arte para el pueblo como la pintura mural mexicana, entrelazada con su nación y tradición con tanta dedicación y visión.

Muralismo mexicano, de la mano de la política y la gente

Después de la Revolución Mexicana, que derrocó al Presidente Porfirio Díaz, la tierra finalmente quedó en manos de sus propios trabajadores, pero había mucho por hacer: el nuevo gobierno buscaba establecer una nueva sociedad mexicana, fundada en su rica tradición pero con mucha visión de futuro. Dado que la mayor parte de la población era analfabeta, se desarrollo una estrategia desde la secretaría de educación encabezada por José Vasconcelos para que mediante la creación de mensajes visuales que no sólo se rigieran por lo estético, sino que también promovieran ciertos ideales en la  población.

En ese sentido, el muralismo mexicano se convirtió en una parte vital de la nueva identidad de México. Cabe destacar que, a pesar del respaldo innovador, estos murales fueron muy controvertidos para su época y a menudo, incluían elementos del marxismo.

Aunque el movimiento mural se extendió hasta la década de 1970, los muralistas mexicanos produjeron las pinturas más significativas en los años comprendidos entre las décadas de 1920 y 1950. Su trabajo fue notable en muchos sentidos y como tal, ha llevado el arte a su más alto nivel de propósito y quizás incluso a la estética. Indiscutido por el estado e incluso llevándose bien con él, al menos por un tiempo, fue sobre todo público y gratuito, accesible a la gente y no solo a unos pocos coleccionistas. Estas pinturas a gran escala adornaban las paredes de edificios coloniales centenarios, escuelas prestigiosas y oficinas nacionales, representaban la cultura indígena mexicana, las luchas y el resultado de la Revolución Mexicana, la identidad mestiza y todo lo relacionado con las tradiciones de América Latina y Mesoamérica.

Los muralistas fueron completamente libres en su elección de tema y técnica, ya que todos creían que el arte es la forma más alta de expresión humana y debido a que sus murales transmitían un mensaje político, el muralismo mexicano se convirtió en una forma de realismo social en su máxima expresión. 

Grandes muralistas mexicanos

Los artistas, llamados "los tres grados" Diego Rivera , José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, retrataron a los guerreros aztecas contra los españoles en su lucha en la conquista, así como a humildes campesinos luchando en la Revolución, obreros comunes de la Ciudad de México portando encáusticos mosaicos de vidrio, cerámica y metal.

Por su parte Gerardo Murillo, mejor conocido como Dr. Atl documentó el fenómeno natural a través de dibujos hechos en su mayoría con carboncillo y algunos apuntes que describen el proceso y que posteriormente se vieron materializados en el libro Cómo nace y crece un volcán: el Paricutín publicado a finales de 1950.

Después de una caminata colectiva, Murillo sufrió un accidente y la situación detonó en gangrena, perdiendo así su pierna derecha. Pero esto no fue impedimento para que el pintor continuara con su pasión por los volcanes, de manera que, para no perder de vista sus detalles, comenzó una nueva travesía a través de viajes en avionetas. Durante sus recorridos, Dr. Atl realizaba esbozos de paisajes desde una mirada aérea, dotándole una perspectiva completamente diferente a lo que él conocía. Esta nueva técnica fue denominada como aeropaisaje por el mismo pintor.

Ahora legendarios, Orozco, Rivera, Siqueiros y Dr. Atl son los hombres que han emergido como las figuras más prominentes del famoso movimiento mural mexicano, que fue aclamado como el logro más significativo en el arte mexicano del siglo 20.

Un ejemplo del arte mexicano del siglo XX y que actualmente se encuentra en venta en nuestro sitio AU79.shop es un retrato del Dr. Atl elaborado por el pintor mexicano Roberto Montenegro, una verdadera obra de arte mexicana del siglo XX que puede ser apreciada en el siguiente link. 

Odoo • Texto e imagen